Dimensionamiento y venta de equipamiento

En el momento de adquirir nuevos equipos asesoramos a nuestros clientes sobre la mejor opción para alcanzar los objetivos planteados al menor coste posible. Normalmente la relación que mantenemos es a largo plazo y ya conocemos las necesidades de cada puesto y empresa. En los casos en que no es así, como cuando un cliente nos pide precio sobre un equipo o configuración concreta intentamos consultar el uso a que se destinará para ofrecer la mejor opción.

No podemos considerar igual un puesto para un usuario que un servidor del que depende todo el personal de la empresa, cuyos tiempos de caída afectan al negocio muy negativamente, al no permitir desempeñar sus labores a una parte o incluso a toda la plantilla. En casos, como los del comercio, la caída de un servidor impide operar al negocio, con todas sus cajas y personal de administración, hasta su puesta en marcha.

Tenemos en cuenta el coste de la parada de cada equipo, la posibilidad de ocurrencia de cada incidencia, el tiempo de respuesta en cada caso y el coste de los equipos que nos permitan reducir o eliminar el riesgo de que se materialice. Con esta información será mucho mas fácil decidir el equipo que debemos seleccionar.

No debe caerse en la tentación de adquirir equipos muy potentes para un uso que no requiere de sus elevadas prestaciones. En el caso, por ejemplo, de los ordenadores portátiles, no es necesario adquirir un modelo con una tarjeta gráfica dedicada de gran potencia a la que no sacaremos partido en un entorno ofimático. Este elemento reducirá la duración de la batería, además de ser un componente que tiene a provocar problemas con el paso del tiempo por las elevadas temperaturas que soporta.

Otro caso que encontramos habitualmente es el de las impresoras. Son elementos a los que normalmente prestamos poca atención pero que presentan grandes diferencias en los costes de operación. Estas diferencias no se aprecian solo en el modelo a elegir, sino que también debe considerarse el tipo de propiedad de la misma, existiendo múltiples modalidades: propiedad, renting, coste por copia, etc.

Para analizar cada caso no basta, como encontramos de forma habitual, comprobar si existen consumibles no originales a menor coste que los originales. Si consideramos, por ejemplo, un entorno con impresiones de documentos de una o dos páginas y sin gran volumen de trabajo puede parecernos una buena opción un pequeño equipo multifunción láser. Sin embargo, tendremos que considerar que cuando la impresora pasa a estado de reposo y necesita reactivarse para una nueva impresión debe calentarse, lo que ocupa mas o menos tiempo en función de cada modelo. Durante este calentamiento el consumo de energía es elevado, máxime si el equipo enciende y calibra la lámpara del escáner antes de comenzar imprimir, lo que además reduce la vida útil de este elemento, que suele tener un coste elevado.

Este mismo tipo de análisis debe llevarse a cabo con el software, desde sistemas operativos hasta programas de gestión. En este caso el proceso es mucho mas complejo y los factores a tener en cuenta muy numerosos.Análisis de software

La elección de un software de gestión para nuestra empresa es posiblemente una de las más importantes, afectando muy decisivamente a los resultados de la misma, y no debe simplificarse a un simple sistema que permita mínimamente controlar nuestras facturas, compras y estado del almacén.

Encontrará más información en el apartado de Consultoría, o, si desea más información puede ponerse en contacto con nosotros a través de nuestro formulario de Contacto.

Contacto  Empresas  Noticias   Particulares

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies