Consultoría

Los trabajos de consultoría que desarrollamos se centran en el aspecto tecnológicos de la empresa, aunque estos no se pueden disociar de los procesos de negocio de la misma.

Es muy importante en este tipo de trabajos una realidad que el cliente normalmente no detecta: La necesidad de una visión ajena a la empresa. No solo por el conocimiento que se aporta, sino porque la inercia del propio negocio no nos permite ver que podríamos mejorar en cosas que damos por sentadas.

Cuando un cliente nos solicita este trabajo se debe a que detecta problemas en su empresa, o bien ha adquirido conciencia de que puede mejorar el funcionamiento de la misma. En una primera toma de contacto se mantiene una reunión en la que se exponen los problemas y el funcionamiento básico de la empresa, de forma que se pueda obtener una idea básica de los factores a tomar en cuenta, tanto a nivel de infraestructura como de personal.

Con los datos obtenidos de este primera toma de contacto se establece un calendario de contactos con el personal clave. A través de ellas obtenemos una imagen global que nos permita realizar un análisis de la situación, que es puesto en conocimiento y consensuado posteriormente con la gerencia. Durante este proceso es habitual que aparezcan nuevas carencias no detectadas, que son puestas a debate con el cliente para obtener su visión sobre las mismas. También se podrá tener conciencia, aunque esta no sea exacta, de los beneficios obtenidos con las mejoras que se propondrán, lo que técnicamente denominamos R.O.I. (retorno de la inversión).

En ese momento puede ofrecerse una solución de mínimos, pero debe establecerse el límite de los recursos a emplear para corregir los problemas detectados. Al mencionar los recursos no solo nos referimos al aspecto económico. En el caso, por ejemplo, de que se requiera un cambio en el software de gestión, debe asumirse que información es necesario migrar a los nuevos programas y cual podemos mantener a modo consultivo en los antiguos, pues el trabajo requerido puede variar mucho, y por lo tanto el importe económico.

Al final del proceso se obtiene un documento en el que describen las propuestas de mejora. Es el cliente el que decide si decide abordarlas en mayor o menor grado, y ya sea contando con los servicios de Roninform para ello, actuando por su cuenta o dejándolo en manos de terceros.

 

Contacto  Empresas  Noticias   Particulares

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies